Blogia
Ssshhhh...

estupefacta

estupefacta

Conseguiste lo que aún no había conseguido el invierno de la ciudad, dejarme helada. Mis pasos se detuvieron por pura estupefacción, y me invadió el peso de un por qué gigante que callé porque lo único que deseaba era escupírtelo a la cara.

Esta vez sí fuiste explícito, por lo que se me negó la tentadora posibilidad de interpretarte a mi antojo. Si no fuera porque no tengo intención de limitarte en las pocas ocasiones que tienes la vocación de enseñarme tu corazón, te indicaría que a veces es mejor quedarse callado. Doler por amor al arte debería estar prohibido.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Shhh... -

Imagen: Nicoletta Ceccoli
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres